La Unidad Canina de Maracena se exhibe ante sus vecinos

La Unidad Canina de Maracena se exhibe ante sus vecinos
J. I. C.

La ciudad presume de los perros que han erradicado el menudeo de estupefacientes en los parques públicos

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDO

Killa, Yako y Uno son los tres perros policía que conforman a día de hoy la Unidad Canina de la Policía Local de Maracena. En los últimos meses han conseguido reducir y casi que erradicar el menudeo de estupefacientes, principalmente marihuana, de los parques públicos de la ciudad. Con ese orgullo se exhiben este mes de abril ante los maraceneros a través de la iniciativa 'El vecino ejemplar', una propuesta de la Concejalía de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Maracena y de la Jefatura de la Policía Local.

«Queremos acercar la Unidad Canina al ciudadano de a pie que todavía no ha podido conocer a sus miembros», explica el policía local Ángel, responsable de la misma junto a Jesús. Ellos indican y los perros obedecen, dóciles, adiestrados. Estas semanas visitan periódicamente los distintos parques de Maracena demostrando a sus vecinos la lealtad de sus perros y su capacidad para identificar estupefacientes. «En primer lugar impartimos una charla sobre el origen de la Unidad Canina y luego mostramos sus especialidades. Así intentamos que sean vecinos ejemplares por un lado los perros y por otro los ciudadanos», apunta Ángel.

Le acompaña como veterinaria Diana, atenta a cualquier duda vinculada a los cuidados, vacunas, microchips o DNI canino, obligatorio en Maracena, de los animales. «Se enseña a los ciudadanos a adiestrar a sus perros para que sean vecinos ejemplares. En muy poco tiempo han limpiado los parques de consumidores de drogas», reseña.

«Es una idea estupenda», premia con alegría Inma, vecina de la ciudad, tras la demostración de la Unidad Canina. «Es admirable ver lo que hacen, se aprende mucho también sobre nuestros propios perros. Compartimos sus reacciones ante, por ejemplo, determinados ruidos», cuenta. Ella misma lo agradece más que nadie. «Mi perra Lula ha sido maltratada y sufre secuelas. Los consejos de Ángel y Jesús nos ayudan con ello», agradece Inma.