Investigan el atropello mortal de un vecino de Maracena

  • La Guardia Civil de Tráfico de Granada abrió ayer una investigación para esclarecer las causas que rodearon el instante del atropello de Manuel Aranda Serrano, vecino de Maracena. Manuel, que era muy querido en el pueblo, había cumplido recientemente la edad de 80 años y se mantenía en perfecto estado, con sus salidas y paseos en bicicleta.

Manuel Aranda circulaba a la altura del punto kilométrico 117.200 de la carretera N-323 A, en término municipal de Albolote, con el límite de Atarfe, cuando un autobús escolar vacío, que también iba en sentido a Granada, chocó contra el ciclista de forma fronto-lateral. El fuerte impacto del autobús escolar sin pasajeros, que ocurrió a unos metros de distancia de la rotonda existente a la altura del camping, y desvío a Caparacena- Los Cortijos, en las inmediaciones de la zona hidrográfica del Pantano del Cubillas, al vecino de Maracena, le causó graves traumatismos y policontusiones.

Una avalancha de llamadas al 112 de Emergencias de la Junta de Andalucía en Granada alertaban del incidente. La Uvi móvil de los servicios sanitarios de emergencias trasladó al herido en estado muy grave al Hospital de Traumatología de Granada, en donde fue ingresado en el servicio de urgencias, y a la Unidad de Cuidados Intensivos. Pero a pesar del esfuerzo de los facultativos en poder salvarle la vida al vecino de Maracena, cuya familia es conocida por regentar sus sobrinos una empresa de cocinas, nada pudieron conseguir finalmente a causa de las lesiones irreversibles y traumatismos generalizados. Los restos mortales de M.A. S., de 80 años, fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal, para realizarle las pruebas forenses.

Por sus parte, el conductor del autobús escolar que lo atropelló iba en condiciones perfectas en la conducción, sin dar nada de alcohol ni otros productos en las pruebas realizadas en el desarrollo del atestado remitido al Juzgado de Guardia por la patrulla de la Guardia Civil de Tráfico, que además reguló magníficamente la circulación descongestionando el lugar de "mirones". La familia del fallecido, los Aranda de Maracena, de la familia conocida en la localidad desde toda la vida como "los marraneros", estaban ayer muy conmocionados por la muerte de Manuel, que en la actualidad residía con sus dos hermanas solteras. Según fuentes policiales, el fallecido iba con ropa de calle, no deportiva, por lo que como de costumbre, salió a dar un tranquilo paseo en bicicleta.