El Maracena se deja dos puntos ante el Begíjar

El Porcuna sigue líder con paso firme. :: j. m. baldomero/
El Porcuna sigue líder con paso firme. :: j. m. baldomero

El final fue un quiero y no puedo de los azulillos, que tiraron de orgullo para remontar la contienda, pero se toparon con un muro

FRAN ESPÍGARES MARACENA.

Tras concluir las obras de la pista de atletismo, el conjunto de Milla volvía al césped natural ante un complicado rival que consiguió sacar un punto tras un choque con alternativas y en el que los visitantes se adelantaron.

Los metropolitanos saltaron con ímpetu y comenzaron a generar acciones sin peligro sobre la meta de Manu. El Begíjar trató de estirarse pasado el ecuador del primer acto pero no contemplaba la opción de dejar desguarnecida a una ordenada zaga que impedía que las llegadas de Luis Enrique y Migue Peinado acabaran con la bola dentro de la jaula. El tramo final fue algo más intenso pero todo quedaba abierto de cara a la segunda mitad.

1 Maracena

Rubén, Igna (Manu Amaya, m.69), Peri, Rubén Martínez (Nico, m.68), Juanma, Martínez, Javi Gallo, José Raúl (Serigne, m.62), Carlos (Marinetto m.58), Luis Enrique y Migue Peinado.

1 Begíjar

Manu, Juanito, Higinio, Ilde Almansa, Sergio Moreno, Jandra, Tote (Diego, m.57), Siscu (Alex Hidalgo, m.46), Luis Casas, Julio y José Molina (Antoñillo, m.89).

goles
0-1, m.61: Álvaro Jandra (de penalti); 1-1, m.78: Nico.
árbitra
Barbara Chamorro (Málaga). Amonestó a los locales Peri, Martínez y Javi Gallo, así como a los visitantes Sergio Moreno, Tote y José Molina.

La reanudación deparó un choque muy similar al visto hasta el momento aunque con más presencia sobre las áreas. El Maracena, fiel a su condición de anfitrión, trató de ganar metros y meter en su área al cuadro jienense, pero este supo desbaratar casi todas las acciones de peligro. El Begíjar comenzó a creer en sus posibilidades para sacar algo positivo, incluso el triunfo, y mediada la segunda parte un penalti sobre un atacante jiennense lo transformaba Jandra. El choque se ponía cuesta arriba para unos locales que hasta el momento no habían encontrado facilidades para estrenar su marcador. Con todo perdido, Milla metió toda la pólvora que tenía en el banco y la jugada dio sus frutos ya que apenas diez minutos después Nico igualaba el choque después de encadenar la bola varios rechaces en el área. El final fue un quiero y no puedo de los azulillos, que tiraron de orgullo para remontar la contienda, pero se toparon con un muro.