La víctima de Maracena vivía con uno de los detenidos por el crimen

Momentos previos al levantamiento del cadáver/ALFREDO AGUILAR
Momentos previos al levantamiento del cadáver / ALFREDO AGUILAR

El cuchillo recuperado por la Guardia Civil lo portaba el finado, que apareció en el parque con el arma y una botella de ginebra

JOSÉ RAMÓN VILLALBA

El vecino de Maracena que murió brutalmente apaleado y posteriormente apuñalado tenía 41 años y vivía en una casa abandonada del municipio con uno de los tres detenidos, que permanecen ingresados en los calabozos de la GuardiaCivil. Todos son vecinos del municipio maracenero.

El fallecido pudo ser identificado ayer de madrugada por las huellas dactilares, ya que no portaba documentación. Respecto a los tres arrestados, dos son hermanos, de 39 y 35 años, y el tercero, que fue quien se entregó minutos después en dependencias del cuartel de Maracena, tiene 55 años.

Curiosamente, el cuchillo recuperado por la Guardia Civil lo portaba el finado. Apareció por el parque de la Solidaridad, donde sucedieron los hechos, con el mismo y con una botella de ginebra. El cuchillo está en poder del servicio de Criminalística de la Guardia Civil para saber si fue con esa arma con la que se cometió el crimen o si fue con otra. Los agentes de Criminalística estuvieron recogiendo pruebas en el parque donde se produjo el crimen desde las 20.30 horas, pocos minutos después de que produjeran los hechos, hasta pasada la una y media de la madrugada del martes. El homicidio se desencadenó tras una discusión previa entre la víctima y los tres implicados.

Todo apunta a que el móvil de la trifulca fue el reclamo de una deuda de cinco euros. Dos de los individuos, según testigos, llevaban en el parque casi toda la tarde de ayer, mientras que la víctima apareció minutos antes del homicidio con una botella de ginebra y un cuchillo, este último recuperado por la Guardia Civil. Tras ser apaleado y apuñalado, estos individuos se dieron a la fuga en un primer momento, mientras el finado quedó desangrándose en el parque. Posteriormente, uno de los implicados se entregó en el cuartelillo de Maracena y los otros dos fueron detenidos poco después.

Sucesos