Los gritos alertaron a los vecinos: «¡Socorro, me están matando!»

Los gritos alertaron a los vecinos del trágico suceso / VANESA SÁNCHEZ CORTÉS

Los familiares que desconocían que la mujer había fallecido han mostrado su indignación porque no se haya evitado esta muerte

VANESSA SÁNCHEZGranada

A las 9.45 horas de la mañana en la apacible plaza de Clara Campoamor se escuchan unos gritos pidiendo ayuda. «Acabábamos de llegar, nos hemos sentado y de repente hemos oído voces, 'que me están matando, que me están matando' y se ha callado enseguida, entonces hemos llamado a la Policía Local y ha venido también la Guardia Civil», cuenta una vecina que desayunaba en la terraza de la cafetería situada justo debajo del piso donde Nuria, de 39 años, ha sido asesinada.

Los agentes de la benemérita acordonaron las inmediaciones del portal del edificio donde residían la víctima y su presunto asesino; algunos curiosos tuvieron que ser reprendidos para que se alejaran del lugar donde los agentes iban recibiendo a los familiares. Aún desconocían que Nuria había muerto.

Durante dos horas los comentarios, la información iba compartiéndose de mesa en mesa en esa terraza, en los corrillos, y de repente unos alaridos de la hermana, de la madre y de su padre, provocaron el silencio en toda la plaza. Unos gritos desgarradores, repetidos en 36 ocasiones en lo que va de año en España, clamor de 36 familias que han perdido de esta forma brutal a su hermana, a su hija o a su madre.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos