Juana Rivas reclama a la juez que tenga en cuenta “las situaciones de violencia” que ha vivido

La madre de Maracena ha tratado de centrar la declaración en los supuestos malos tratos recibidos por parte de su expareja. Por otro lado, ha interpuesto una demanda cautelar para contactar con sus hijos, con quienes asegura no haber hablado desde el pasado jueves

JAVIER MORALES y FOTO: FERMÍN RODRÍGUEZGRANADA

Juana Rivas ha acudido a declarar ante el Juzgado de Instrucción número 2 de la capital en calidad de investigada por presunta sustracción de menores y desobediencia judicial. La defensa de la madre de Maracena, que permaneció ilocalizable durante un mes con sus dos hijos, de 3 y 11 años, para evitar que regresaran a Italia con su padre, ha tratado de centrar el interrogatorio en la descripción de los presuntos malos tratos recibidos por parte del progenitor. Sin embargo, según ha declarado Juan de Dios Ramírez, abogado de Rivas, a la salida de la sede judicial de Caleta, la magistrada ha basado el interrogatorio en la “conducta” de la investigada.

“Esta defensa piensa que resulta necesario un adecuado esclarecimiento del entorno en el que se producen y se han producido estas conductas, y que no es posible determinar con el interrogatorio que se ha producido", ha añadido Ramírez. “No se ha podido determinar la bondad o maldad de Juana, ni su intencionalidad, de ahí que se haya hecho constar determinadas protestas a lo largo de su declaración”, ha proseguido. El equipo judicial de Rivas ha criticado que el interrogatorio “cercena nuestro derecho a la defensa y nos genera indefensión”.

Por otro lado, ha anunciado que Juana Rivas no ha podido contactar con sus hijos desde el pasado jueves, cuando viajaron a Italia junto a su padre, Francesco Arcuri, a quien la madre denunció por malos tratos en 2009 y 2016. Ante la falta de comunicación con los menores han presentado una demanda cautelar para “establecer unas comunicaciones inmediatas con carácter urgentísimo por videoconferencia”. Ayer se levantó, han anunciado, un acta notarial con todos los intentos de contactar a través de teléfono y mensajería móvil con los pequeños.

Juana ha llegado al Juzgado pasadas las 11.30 de la mañana de este lunes, junto a su defensa, su hermana, y su padre. A su entrada al edificio de Caleta, media hora más tarde de lo previsto -la cita estaba fijada para las once- anticipó ante los medios que iba a contar “toda la verdad”. “Imaginaos cómo estoy”, ha afirmado, después de asegurar que aún no había hablado con sus hijos. Tal y como ha afirmado Juan de Dios Ramírez, Rivas sigue en libertad provisional e investigada.

Fotos

Vídeos